Fachadas ventiladas:

Las fachadas ventiladas se componen de cerramiento interior estanco, generalmente de hormigón, ladrillo o bloque, subestructura separadora intermedia de acero o aluminio (según el sistema constructivo), aislamiento intermedio colocado sobre el cerramiento interior y piel exterior frecuentemente de composite, cerámica o madera (no estanca).
La separación entre las fachadas permite la libre circulación de aire por el interior de la cámara, permitiéndonos así un ahorro energético considerable.
Funcionamiento de la fachada ventilada:

  • FACHADA VENTILADA EN VERANO:
    • Los rayos de sol inciden sobre la piel exterior de la fachada, calentando el aire que reside en el interior de la cámara y por lo tanto, lo hace menos denso. Al disminuir la densidad del aire del interior de la cámara, se produce el efecto chimenea, es decir, que el aire caliente pesa menos que el aire frío provocando que éste comience a subir por la cámara de aire de la fachada hasta la parte superior. Esta salida de aire, provoca que la cámara se vuelva a llenar con aire más frío del exterior disminuyendo la temperatura del edificio.
  • FACHADA VENTILADA EN INVIERNO:
    • En invierno, el efecto de ahorro viene por el aislamiento colocado sobre la pared interior del edificio, que impide que el aire caliente del interior del edificio salga al exterior.
  • Gran ahorro de energía.
  • Terminación exterior de composite de aluminio, cerámica o madera.
  • Muy utilizado en edificios públicos.
  • Muchas opciones de colores y calidades de revestimiento.

 

Fachadas metálicas de chapa simple.
Fachadas metálicas de panel sándwich (PUR, PIR, Lana de Roca...)
Fachadas muro cortina.
Fachadas metálicas sándwich insitu.
Rehabilitación de fachadas.